Es Pan Comido

  
«    »

Almendras tostadas y saladas en el horno

by Ana on marzo 1, 2016

Recuerdo cuando en los bares en España te ponían de tapita unas almendritas fritas que eran una delicia. Te incitaban a consumir más bebida, eso si, pero ¡estaban riquísimas! Lamentablemente ya estas tapas escasean principalmente por el aumento del precio de la almendra pero eso no quita que podamos preparar unas Almendras tostadas y saladas en casa. Éstas las tostaremos al horno, sin emplear aceite adicional al que ya de por sí tienen los propios frutos secos.

Pese a su alto contenido en grasas, la almendra es un fruto seco con excelentes nutrientes para nuestra salud sobre todo en la época de crecimiento ya que nos aporta muchísima energía. España junto con Estados Unidos, se debaten el primer puesto de producción mundial. Desde que los fenicios, según los historiadores, la introdujeron en España, ha tenido una gran relevancia en nuestra gastronomía e industria.

No dejéis de aprovechar todas las ricas propiedades que las almendras nos ofrecen, ya sea consumidas al natural, tostadas, o como ingrediente de nuestros platos. Esta versión de tapita salada, ¡Es Pan Comido!

Ingredientes

  • 250 gr de almendras crudas (con o sin piel)
  • Sal

Cómo lo preparamos

Paso 1. Si las almendras tienen piel, las escaldaremos llenando un cazo con agua que pondremos a calentar. Cuando esté hirviendo a borbotones, vertemos las almendras y cuando el agua vuela a hervir, las escurrimos en un colador.

Paso 2. Las iremos pelando con mucha facilidad empujando por un extremo. La piel se desprenderá de la almendra al instante.

Paso 3. Cubrimos la bandeja de horno con papel especial para hornear. Extendemos las almendras ya peladas sin que monten unas sobre otras. Salamos al gusto e introducimos en el horno a altura media a 200º hasta que veamos que empiezan a dorarse sin llegar a quemarse. Sacamos del horno y con ayuda de unas palas, les damos la vuelta y las dejamos tostar por el otro lado.

Paso 4. Dejamos enfriar y guardamos en un frasco cerrado para ir consumiendo.

Trucos

  • Si compras las almendras crudas ya sin piel, te ahorrarás el paso 1 y 2.
  • Puedes conservarlas una vez fritas dentro de un frasco cerrado en ambiente seco.

Quizá te interese:

Tomatitos al provolone
Tulipa de ensalada de manzana roja con mozarella
Nuggets caseros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>