Es Pan Comido

  
«    »

Papillas de bebé: Trucos y consejos

by Ana on octubre 6, 2015

A los papás primerizos, nos “asusta” el paso de la leche a la papilla… y a los padres “reincidentes”, les da pereza empezar de nuevo con las papillas, especialmente los que están más que acostumbrados a que sus hijos coman de todo allá donde vayan. Así que para todos ellos va este Monográfico sobre Papillas de Bebé: Trucos y Consejos que he elaborado basándome en mi propia  y humilde experiencia. No soy nutricionista, ni experta en puericultura pero soy una mamá que procura que su hija coma lo mejor, lo más sano y lo más variado posible, y si todo ello se puede llevar con una buena organización para invertir el menor tiempo posible en su preparación, ¡más que mejor!

La introducción de los alimentos sólidos en la dieta de los bebés varía mucho según el pediatra que los controle. Aproximadamente se hace entre los 4 y los 6 meses. Algunos excluyen el gluten al principio y lo van incorporando paulatinamente, y otros recomiendan introducirlo desde el primer momento. También hay diversas opiniones entre qué frutas y verduras incluir al principio  así como cuándo añadir la carne o el pescado a la dieta. En cualquiera de los casos, lo importante es ir integrando los nuevos ingredientes con al menos dos días entre cada uno para identificar la intolerancia a alguno de ellos, si la hubiera.

Aunque yo para el día a día prefiero preparar las papillas en casa, hay que reconocer que  siempre es bueno tener algún tarrito en la despensa ante cualquier imprevisto. Es enorme la variedad que existe de papillas industriales y resultan muy prácticass para un viaje puesto que no necesitan frío y basta con calentarlas al microondas o al baño María.

Asumiendo que cada uno sigue las instrucciones de su pediatra en cuanto alimentos permitidos, os dejo algunos consejos y trucos para que prepararlas no resulte una odisea y sobretodo ¡para que le encanten a tu bebé!

Papillas de verduras con carne o pescado:

Estas papillas pueden prepararse con antelación. Las puedes conservar recien hechas en la nevera unos dos-tres días o congelarlas en frascos individuales de cristal que puedes reciclar de mermeladas o incluso de los potitos comprados, de manera que ya sabrás la ración que se toma tu bebé. Existen mini-robots específicos para la preparación de papillas pero su capacidad es muy pequeña. También puedes recurrir a la Thermomix, que cuece los alimentos a la vez que los procesa y tritura obteniendose una textura estupenda. Pero si no cuentas con ninguno de los anteriores, la olla exprés es tu gran aliada y personalmente, mi preferida. Rápida, sana y limpia y con gran capacidad para preparar abundantes raciones.

- A la hora de cocer las verduras, no añadas más agua de la necesaria o se desperdiciaran los nutrientes. Bastará con cubrir las verduras con el agua dos dedos por encima. Antes de triturlas, retira el agua y vete añadiéndola posteriormente según vayas viendo la textura.

- Si vas a congelar las papillas, déjala más espesa de lo habitual porque suelta agua en el proceso de congelación. Una vez descongeladas, y antes de consumirlas, vuélvelas a batir para darles la textura perfecta.

- Añade el aceite de oliva cuando ya estén las verduras cocidas y antes de triturarlas. También una pizca de sal.

- No incluyas patatas en los ingredientes si las vas a congelar ya que éstas toman una textura fea cuando se congelan.

- Si te gusta tener papillas variadas en el congelador, prepara siempre una buena base de papilla de verduras. A esta base, le añades la cantidad de proteina que desees de carne, pollo o pescado cocinándolos por separado. De esta manera, te evitas encontrarte con el congelador lleno de papillas del mismo sabor.

- Escoge carnes muy tiernas para las papillas como ternera blanca, pollo o pavo que puedes preparar a la plancha antes de triturarla con las verduras.

- Compra pescado blanco  como  la merluza, el lenguado o el rape que podrás cocinar al vapor antes de añadirlo a la base de veduras. El pescado azul se introducirá más tarde en la dieta pero no por ello debe de faltar el atún, las sardinas, el salmón o el pez espada en su dieta.

- La legumbres (guisantes y lentejas seguidas de judias blancas y garbandos) , el arroz y la pasta son necesarios también en la alimentación de tu bebé. Los puedes combinar con alguna verdura o proteina.

Algunos deliciosos ejemplos de papillas:

  • Calabacin, puerro y zanahoria con pechuga de pollo
  • Judía verde con manzana, champiñones y tomate con muslo de pollo
  • Brócoli, patata y puerro con ternera blanca
  • Arroz con guisantes y zanahoria con lenguado
  • Lentejas con calabaza, patata y pechuga de pavo
  • Pasta con espinacas y rape

Papillas de fruta:

Estas papillas deben prepararse al momento o se ennegreceran. Bastará con una batidora de brazo o de vaso o un robot para triturarlas. ¡Es más el tiempo que se tarda en pelar los frutas que en triturarlas!

- Lava muy bien la fruta y  siempre que sea posible, pélala.

- Añádele unas galletas tipo María para obtener una mejor textura y también endulzarla ligeramente. También puedes añadir unas cucharadas de cereales, sobre todo para rectificar si  te ha quedado muy líquida.

- Puedes prepararlas con una infinidad de frutas pero no mezcles más de 3 tipos de fruta en la misma papilla para no perder el sabor original de cada una de ellas.

- Frutas como la sandía, el melón, las uvas o el kiwi contienen alta cantidad de agua así que no las combines entre ellas si no con frutas más carnosas. De lo contrario te resultará una papilla muy acuosa.

- Combina frutas tradicionales como la manzana, el plátano, las fresas, la naranja, la pera con frutas tropicales como el mango, la papaya o la piña. Así conseguiras que desde chiquititos se acostumbren a sabores diferentes y les encantará la variedad.

- Para evitar los pellejos de algunas frutas como la naranja o la mandarina, prepárala en zumo antes de añadirsela al resto de la papilla.

- De vez en cuando, prueba a sustituir el zumo por un yogur natural. Verás que textura más cremosa.

Algunos deliciosos ejemplos de papillas de frutas :

  • Plátano, manzana,  zumo de naranja y galleta
  • Pera, melocotón,  zumo de mandarina y galleta
  • Mango, sandía y plátano con yogur
  • Ciruela, pera, melón  y galleta
  • Kiwi, fresa y plátano con yogur

 Con estas ideas y consejos, te animo a innovar también con las papillas de tu bebé. Recuerda que cuantos más sabores acostumbres a tu bebé de chiquito, mayor será la probabilidad que de mayor sea un ¡”gran comedor”!

Ahora sólo queda decirles a vuestros chiquititines ¡Qué aproveche! Preparar las papillas es también ¡Pan Comido!

Quizá te interese:

Salsa de tomate casera
Reloj de salchichas Frankfurt
Nueve Postres para Mamá

3 comentarios en Papillas de bebé: Trucos y consejos

  1. María Dolores dice:

    !que buenas! Lástima que ya no haya peques de puré en casa pero nos gustan mucho a los mayores y das muchas ideas

  2. Ana! Qué ricos! Me encantan estos post que ayudan desde el principio. Nosotros nos lo tuvimos que inventar un poco, menos mal que el sentido común nos ayudaba. Muchos besos

Responder a Ana Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>